UN ENCUENTRO CON EL PASADO

Para todos los amantes de las Vespas el nombre de Antonio Veciana representa algo muy especial. En el año 1962 dio la vuelta al mundo junto a su amigo Santiago Guillén a lomos de una Vespa de 150cc apodada como "Dulcinea". Su reto consistía en alcanzar su destino en un día menos que el ingés Phineas Fogg. Y lo lograron. Su hazaña ha servido como fuente de inspiración para el nuevo desafío.
Poco antes de su partida visitaron a Salvador Dalí, quien firmó sobre los cófanos de Dulcinea.

Hace pocos días me puse en contacto con él y me invitó a visitarle a Albacete. Esto supuso para mí un primer reto, pues mi viaje más largo hasta le fecha no superaba los 30 kilómetros (aquel día recorrí 580 km, un tramo muy significativo de lo que será una etapa cualquiera del viaje). Una vez ahí me recibió con los brazos abiertos, haciendo gala de una hospitalidad admirable. A lo largo de nuestro encuentro charlamos sobre su experiencia y sobre las expectativas de mi proyecto. A última hora, antes de invitarme a un suculento solomillo, tuvo el detalle de firmar sobre el bólido, tal y como hizo Dalí hace 45 años.

Veciana y Guillén han sido para mí una fuente de inspiración. Desde aquí un fuerte abrazo y todo mi agradecimiento.

2 comentarios:

vespajo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcos dijo...

He llegado por casualidad a tu blog y me parece impresionante lo que estás haciendo.

Mucha suerte con tu viaje!!!